domingo, mayo 3

How wonderful to be that free

TÍTULO ORIGINAL: The duchess
TÍTULO EN ESPAÑOL: La duquesa
DIRECTOR: Saul Dibb
PAÍS: Reino Unido
AÑO: 2008
REPARTO: Keira Knightley, Ralph Fiennes, Charlotte Rampling, Aidan McArdle, Dominic Cooper, Hayley Atewell, Simon McBurney
SINOPSIS: Hermosa, glamurosa y adorada por el pueblo. Georgiana fue la mujer más fascinante del siglo XVIII. Pero mientras que su belleza y su carisma le forjó un nombre en la historia, el amor siempre se le escapó. Casada muy joven con uno de los hombres más ricos de Inglaterra, el Duque de Devonshire, fue confidente íntima de ministros y la Casa Real, llegando a ser un icono de la moda, madre adorada e influyente política para el partido liberal. Sin embargo, en el núcleo de su historia está la búsqueda desesperada de afecto y amor.
***
Hace un tiempo que no veia una peli que me gustara tanto, pero que además me hiciera pensar. ¡Noooo, no fue un milagro, che, no sean mala gente! De vez en cuando me ocurren estas cosas, las de pensar, digo.
Si hay algo que una nota en esta película es que todos hacen lo que pueden para ser felices o por lo menos, no ser completamente miserables. Generalmente, miro este tipo de pelis en las que una ve lo poco que valía una mujer y lo insignificante que era y me indigno a más no poder. También usualmente, odio a la 3ª en discordia, si la hay; y quiero golpear al marido omnipotente que vive su vida como quiere. Pero esta historia me hizo ver los matices.
Las mujeres llevaban una vida limitada, debían hacer la voluntad del hombre y no tenían ningún derecho, la ley las excluía completamente. Ellas hacían lo que podían e incluso a veces, cosas que iban contra sus principios o su corazón (siempre basándome en la peli). Su obligación era casarse bien y dar un heredero varón, siempre conservando el decoro. Pero los hombres tampoco eran libres, sí tenían todo el poder sobre mujeres y niños, pero su libertad era limitada. No podían elegir con libertad a la mujer para casarse, debían pensar lo conveniente de la unión, tenían la obligación de dar herederos varones y mantener su hombría frente al resto. ¿Existe algún ganador en todo esto? No, se hace lo que se puede.
Muy buenas actuaciones, perfecta ambientación, muy buena historia.

4 comentarios:

talita dijo...

la opresión es tanto femenina como masculina. la diferencia es que la de las mujeres es ejercida desde la confiscación de sus derechos mientras que la masculina por el ejercicio mismo del sistema de opresión. ambos no pueden salir de ese lugar por que la libertad no se encuentra en los sujetos. la idea de individuo recién está comenzando... lo que prima es el parentesco como unidad social.
pucha, me puse seria.
besos

DIALOGUISTA dijo...

Que bueno que te haya gustado, necesita referencia sobre esta peli, esta alli en el video y siempre ando con miedo de que sea un bodrio, jajajajajajajja

Y si, se hace lo que se puede. Y yo tambien suelo indignarme y además enojarme con la tercera en discordia, jajajajaja.

Sobre lo que decis, si, los hombres tampoco podian elegir con quien casarse, pero, con una "pequeñita" diferencia, ellos cumplian con "su deber" y despues tenian montones de amantes, en cambio, la mujer debia cumplir con su deber, y encima, ser fieles!!!!!!!!!!!

La voy a ver, si!!!!!!!!!
SALUDOS!!!!!!!!!!!!

Erica dijo...

Talita: uaaaauuuuu te inspiraste, che! ;)


Beso

Erica dijo...

Dialoguista: a mi me gustó mucho, hay que ver qué te parece a vos.

Mmm mirá que había muchísimas mujeres que también hacían lo que querían, la diferencia en realidad era que debían hacerlo con más disimulo!


Besos