viernes, octubre 3

Oh, y ahora ¿quién podrá defenderme?*

TITULO ORIGINAL: Pet semantary
TITULO EN ESPAÑOL: Cementerio de animales / El cementerio viviente / El cementerio de mascotas
DIRECTOR: Mary Lambert
PAÍS: Estados Unidos
AÑO: 1989
REPARTO: Dale Midkiff, Fred Gwynne, Denise Crosby, Brad Greens
SINOPSIS: DEspués de mudarse a su nuevo hogar, el gato de la familia Creed es atropellado en la autopista. Jud un vecino le enseña a Louis, el padre, una colina desolada detrás del cementerio de animales y le dice que entierre allí al gato. Unas horas más tarde el gato reaparece en el hogar de los Creed, sólo que ya no es el mismo. El dócil gato es ahora feroz y destructivo. Cuando una tragedia sacude a la familia, Louis está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal que todo vuelva a ser como antes. Desafortunadamente, consigue mucho más de lo que estaba buscando.
***
Muy, pero muy terrorífica e inquietante.
La vi por primera vez a los 12 años en una situación, en principio, segura. Reunión familiar, todo el mundo hablando y la autista (mote elegido por mi madre para referirse a mi cuando estoy leyendo o mirando tele y no me entero que me hablan) mirando poseída el televisor. Cuando la cosa se empieza a poner fulera**, la familia al unísono, seguro lo hicieron intencionalmente, se va. Mi madre se retira a su habitación y yo quedo sola en el mundo, encogiéndome cada vez más en la silla, escuchando ruidos, espiando por entre los dedos, hasta que no lo soporté más...¡y me fui a la pieza con mi mamá! Quien, sobresaltada al verme prender la tele, me dijo: "Vine acá para no tener que verla", y yo, con voz de Annie la huerfanita acusadora asustada, reclamé/imploré: "¡Y me dejaste sola! Dale mami, no seas mala dejáme verla con vos que sola me muero de miedo". Ambas sobrevivimos a la experiencia, aunque yo pasé varias noches en vela oyendo como en un eco "¿Vamos a jugar?", seguido de "¡No es justo!" Pendejo de mierda.
A través de los años volví a verla, porque vieron que cuando uno es chico agranda las cosas, les da otro valor, quería comprobar qué tan miedosa era. La segunda vez siguió asustándome, la tercera también, y para la cuarta, bueno, ¡por lo menos ya sabía de memoria en qué partes tenía que taparme los ojos!


* En la serie mejicana El Cahpulún colorado, las personas que sufrían algún delito o injusticia siempre se preguntaban: "Oh, y ahora ¿quién podrá defendernos?" y entonces aparecía el Chapulín para arreglar las cosas.
**Fulero/a (lunfardo): feo/a, desagradable.

2 comentarios:

max dijo...

ja! si, esa fucking película fomentó mi actual filosofía "no-pets" (no, mentira, no tan así: fue mas que nada "detesto levantar los regalitos del patio") pero me dio mucho miedo.
Me debo confesar un pedazo de cagón cuando era niño. Las películas de terror las veía como para no quedar fuera del círculo de amigos, y no sé para que mierda porque después no dormía como por 7 días.

Recuerdo a freddy y sus dedos navaja, a chucky, a it, oh! que nostalgia.

También recuerdo la última que fui a ver al cine. "El exorcista". Yo no la había visto antes y la verdad que tuve que dormir con la luz prendida. Grandote ya, me debo confesar. Patetico... lo dejemos por acá y no lo divulguemos, si? ;P

Saludos, che!

Erica dijo...

Uhhh, ¡Freddy fue de lo peor! Sobre todo Pesadilla 3, ya con la conción de mierda que cantaban las nenitas te ponía la piel de gallina. Ni hablar de intentar dormir.
El exorcista recién la vi cuando estrenaron la remasteriza, es decir que ya tenía unos veintialgo, sin embargo me escondí detrás de un amigo, no pude ni espiar.
No te hagas drama, queda todo entre nosotros ;)

Besos